Historia de Ntra.Sra. de Gracia

La unión entre la Villa de Caudete y su Patrona la Virgen de Gracia no es algo nuevo, una moda o un capricho pasajero. Sus antecedentes se remontan a los tiempos turbulentos de la Edad Media.

Según la tradición, con anterioridad a la invasión musulmana del año 711 existía en la villa un monasterio dedicado a San Benito, cuyos monjes ante la amenaza de los ejércitos de Tarik y Muza decidieron refugiarse en Asturias. Pero antes de abandonar el monasterio ocultaron la imagen de Ntra. Sra. De Gracia junto con otras reliquias en un nicho bajo tierra realizado dentro del recinto de la edificación religiosa.

Tras la reconquista cristiana, cinco siglos después, nadie volvió a rescatar la Sagrada Imagen, cuyo paradero habría caído en el olvido.

En el año 1.414 se va a producir un suceso que va a precipitar los acontecimientos. A principios de ese año un pastor manco de un brazo natural de Paracuellos de la Vega llamado Juan López, hijo de Pedro y de Maria de la Paz, estaba apacentando su rebaño en la Sierra de la Zafra, a unos 5 Km. De Caudete. De repente tiene una visión de la Virgen Maria que le indica el lugar donde están ocultas las sagradas imágenes, debajo de una gran retama, y además le encarga que lo comunique a las autoridades de la Villa de Caudete.

Sin embargo Juan López no se atrevió a decir a nadie lo que se le había revelado, y en marzo de ese año inició el regreso a su casa en Paracuellos de la Vega. Entrando ya en el término de esta localidad, en la llamada Partida de la Hoz, tiene una nueva visión donde Ntra. Sra. De Gracia le recuerda la misión que le encargó, y para convencerlo de la veracidad de las apariciones le concede el milagro de recuperar el brazo que le faltaba. Ante esto, y lleno de devoción, Juan López llega a su pueblo donde todos quedan asombrados y maravillados ante el suceso y pronto las autoridades se ponen en contacto con las de Caudete, hasta donde Juan López se desplazó, dirigiéndose acompañado de autoridades y de una multitud de vecinos hasta el lugar señalado. Una vez allí, y tras efectuar una excavación se halló la sagrada imagen de Ntra. Sra. De Gracia, la de San Blas y otras reliquias. Era el 16 de diciembre de 1414. De esta fecha nos queda cumplida constancia en una crónica de Gonzalo Polanco, paje del seños Obispo de Orihuela D. Gregorio Gallo, que dice lo siguiente:

“La Virgen de Gracia se aparecio a XVI de diciembre anyo MCCCCXIV, baxo una rethama entre las roinas el convento que antehabia en la villa de Capdet, acompanaida de sent Blay. Ay XI de otubre MDLXVIII.

Desde aquel mismo año la Villa de Caudete ha celebrado importantes actos religiosos para recordar los hechos antes citados y reafirmar su fervor religioso y su unión espiritual con Ntra. Sra. De Gracia. La fecha de estas celebraciones ha variado a lo largo del tiempo. En documento del Sr. Obispo de Orihuela Fray Andres Balaguer del año 1.617 que se encuentra en el Archivo del Santuario se señalan los días de celebración de la Festividad en Honor de la Virgen de Gracia. De este documento merece la pena reproducir algunos fragmentos:

“Item. Que los dichos mayoresdomos tengan obligación de hacer fiestas el día de Ntra. Señora de las Nieves, es a saber la vispera de Ntra Sª que es a 4 de agosto hagan alborada lo más que pudieren y despues a hora competenyte en solemne procession se traigan las imágenes de Ntra. Sª de Gracia y de S.Blas a la Iglesia Parroquial…”

Y así sucesivamente se citan todos los actos de estas festividades realizadas en el siglo XVII.

Sin embargo estas fechas presentaban la dificultad de que agosto era un mes de intensas labores agrícolas, por lo que en 1.621 comienzan las gestiones para el cambio de fechas al mes de septiembre, lo cual será aceptado por el Obispo de Orihuela D. Andrés Balaguer en fecha 30 de septiembre de 1.621, en documento que se halla reflejado en el Libro I del Archivo de la Mayordomía, y del cual reproducimos el siguiente fragmento:

“… determinar que la fiesta y procesion que se solia hacer en la Hermita del Rosario el dia de Nª Sª de Septiembre se haga y conmute en el día de Nª Sª de las Nieves cuando se hacia la Fiesta de Nª Sª de Gracia a los cinco días del mes de Agosto se haga el día de Nª Sº de Septiembre…

Desde entonces se adoptaran las festividades en honor de la Virgen de Gracia en septiembre, hasta llegar a nuestros días, en que el calendario las marca entre los días 6 al 10 de este mes.

Todo esto hasta hoy, en que el Santuario de Ntra. Sra. De Gracia es uno de los lugares diariamente más visitados del pueblo. Se desplazan a él personas de toda edad y condición para orar a la Virgen, y lo mismo en invierno que en verano ni las inclemencias meteorológicas interrumpen este acudir de devotos a su Patrona. Bien es cierto que los datos de mayor importancia y reunión de fieles se dan en las Fiestas de Moros y Cristianos de Septiembre, donde todos los actos son en honor a la Virgen de Gracia, siendo de señalar la subida en procesión a la Iglesia de Santa Catalina en el casco urbano el día 7, la procesión por las calles de Caudete el día 8, y la bajada al Santuario el día 10. De todas formas insistiremos en destacar el sentimiento Mariano diario, callado y silencioso de los habitantes de la Villa, que no se ha parado con el transcurrir de los años, sino que hoy día continua y crece pese a vivir en unos tiempos a veces tan faltos del humanismo cristiano.

Por todo lo anterior, podemos apreciar que la relación de Caudete con su Patrona se ha renovado anualmente de forma continua desde el medievo, salvo casos excepcionales y trágicos, como el paréntesis de la Guerra Civil Española (1936-1939). Y en este devenir lineal de la historia Mariana en Caudete se han producido además celebraciones de una magnitud e importancia extraordinaria, cuyo significado ha reafirmado aún más esa devoción y de las cuales destacaremos dos celebradas en el siglo XX, cuya descripción abordaremos más ampliamente a continuación.